Reimaginando Las Sociedades La Experiencia Inedita De Carora


[Contribution to the Reimagining Society Project hosted by ZCommunications]

          Esta experiencia de construcción de poder popular que vamos a exponer en el presente trabajo, se inició en la occidental ciudad de Carora, capital del municipio torres, del Edo Lara, de la República Bolivariana de Venezuela, ubicada al norte del continente suramericano, poblada por unos 200.000 habitantes y unos 6.300 Km2 de extensión territorial, constituidas en su mayoría por extensas zonas semiáridas y áreas para desarrollos agroindustriales azucareros, vinícola, lácteos, y de producción artesanal, además de importantes desarrollos en materia de ganadería caprina, bobina, porcina, avícola aunado a una rica herencia cultural, artística e intelectual que convierten a estas tierras agrestres, en potencial emporio de producción de bienes y servicios de gran importancia; pero que la retrograda herencia colonial y los gobiernos locales que estuvieron al servicio de los intereses mesquinos de la oligarquía caroreña, instaurarón un modelo de explotación y de exclusión con grandes contradicciones que se mantuvierón en el tiempo hasta la llegada a la Alcaldía del Municipio Torres, por vía de una victoria popular, de Julio Rafael Chávez el 31 de octubre del  2004, primer alcalde de izquierda, derrotando a todos los partidos del status y asumiendo por vez primera en el municipio, los  programa  y las políticas impulsadas por el Presidente Hugo Chávez Frías.

          A pesar de que el comandante  llegó a la Presidencia del país en Diciembre de 1.998, derrotando a los partidos tradicionales de derecha que gobernaron por más de 40 años a Venezuela y que habían logrado implantar un sistema neoliberal burgués de opresión y dominación, que prácticamente había minado la capacidad de creatividad y ejercicio democrático  del pueblo venezolano, seguidamente se convocó a constituyente para redactar una nueva constitución que refundara la república e iniciara el proceso de transformación integral de las estructuras de poder sobre las cuales se sustentó el viejo Estado Neoliberal burgués y que indefectiblemente abrirá con el paso del tiempo, al nuevo Edo socialista.

Pero que este propósito era parte de una visión política global necesaria que abarcara todos los ámbitos de la vida nacional y que progresivamente fuera permeando las estructuras del estado para seguir bajando a instancias regionales y finalmente llegar hasta los municipios como unidades primarias de gobierno y expresión territorial de los poderes locales que es, en esencia, desde donde se deben iniciar los procesos de construcción de otro tipo de sociedad desde abajo hacia arriba, con el pueblo organizado, como protagonistas y sujeto histórico del proceso de transición hacia un modelo socialista mas justo, mas humano, mas solidario, mas cristiano.

          Tomando en cuenta las condiciones socio política y culturales del contexto histórico conocido como el fin del modelo de democracia representativa en Venezuela, y el inicio del proceso constituyente impulsando por Hugo Chávez en el marco de la democracia participativa y protagónica; asumimos pues en carora, 6 años después del triunfo del Comandante Hugo Chávez a la presidencia del país, la Alcaldía de Torres con grandes contradicciones sociales, altos niveles de desigualdad, de injusticia y el monopolio del poder concentrado en pocas familias que se repartieron  el Municipio, cual botín de recompensas.

          Esto prefiguraba una situación insostenible en el tiempo y que nos llevó a tomar decisiones importantes que confrontó directamente los intereses de la más rancia oligarquía local que no se sintió representada, ni mucho menos reflejadas en las decisiones y cambio de rumbo en la políticas sociales, económicas, culturales y deportivas que comenzaban a llegar a estas tierras.

          Ante esta difícil coyuntura, ¿Qué hacer? Estábamos en medio de una encrucijada.

 Un camino era gobernar bajo el sistema político tradicional que nos llevaría a oxigenar el viejo estado en descomposición y seguir su práctica de reproducción del modelo representativo, excluyente, pensado para estimular  la lógica del capital, asegurando los intereses de las elites y haciendo un gobierno para y con las minorías, sustentado por el poder religioso y mediático de la localidad. Y por otro lado el camino hacia la transición, un camino totalmente distinto pero pletórico de grandes retos, en donde la prioridad es lo social, que reivindique el principio de democracia participativa y protagónica, un gobierno no para el pueblo sino con el pueblo conscientemente organizado como sujeto histórico de este proceso de transformación radical, bajo políticas que realmente brinden de manera efectiva la participación popular y se fomentaran formas de autogobierno. Es entonces cuando siguiendo los lineamientos y el ejemplo del compañero presidente Hugo Chávez y sin ningún tipo de vacilaciones, optamos por seguir el camino más duro, con más obstáculos, pero en definitiva, seguros estábamos que ese era el camino. Camino producto del debate acumulado por muchos años y el cual recoge de manera sintetizada las reflexiones y las experiencias del movimiento revolucionario desde la perspectiva del pensamiento critico, del socialismo científico, teniendo como marco referencial las directrices fundamentales del proyecto nacional Simón Bolívar y la constitución de la República bolivariana de Venezuela. Es entonces cuando se propuso para el Municipio Torres el plan político denominado: los 5 momentos constituyentes para la construcción del poder popular.

          Este plan político contiene un conjunto de estrategias a mediano y largo plazo para avanzar en la transición desde el viejo modelo del municipio  burocratizado, clientelar con fuertes niveles de desigualdad, exclusión, y grandes desequilibrios territoriales propios del modelo rentista Neoliberal hacia un Municipio Bolivariano bajo el signo de la democracia participativa y protagónica, con el estado como elemento rector y dinamizador de las políticas públicas que  impulsen  un modelo de Desarrollo Endógeno integral partiendo de la vocación y las potencialidades de la región, que privilegie al ser humano y no se rija por los designios del mercado y la lógica de acumulación de capital, responsable de las grandes contradicciones sociales que se expresan en el seno de la Sociedad Caroreña.

          Lógicamente que este plan político, de acuerdo a la realidad concreta de esta localidad, se inicia por el primer momento constituyente o fase de inicio, inspirados en el ejemplo del Presidente Hugo Chávez de convocar a una Constituyente Nacional para redactar una nueva constitución y comenzar el desmontaje de la plataforma política – jurídica del viejo Estado.

          En el caso concreto del Municipio Torres se convocó al pueblo a una asamblea Municipal Constituyente por vía de decreto el 28 de febrero del 2005, en cuyo seno se discutiese de manera colectiva las nuevas ordenanzas que perfilen  el nuevo municipio que aspiramos a construir y no el que tenemos; con una metodología diseñada para ordenar un proceso inédito de participación protagónica que recogió en un proyecto de ordenanzas de constitución del Municipio Bolivariano G/D Pedro León Torres, todas las orientaciones que nos permitan comenzar a sintonizarlas con los principios de la nueva constitución, a desmontar el viejo Estado Burgués y ahora con esta nueva plataforma, comenzar a edificar el nuevo municipio Bolivariano como unidad primaria de la nueva República.

          Desde el punto de vista político, este primer momento constituyente en donde por vez primera en 45 años se convoca al pueblo a discutir de manera abierta las nuevas ordenanzas que estén en sintonía con lo que establece la nueva constitución (cosa que estaba reservada para los concejales electos por el pueblo cada 5 años para que los representaran), se constituye en una especie de válvula que abre sus compuertas para que se desencadene un proceso de participación protagónica de la comunidades en los asuntos públicos sobre los cuales no se podía opinar, y por otra parte se inicia un interesante proceso de transferencia de Poder al Pueblo a través de herramientas basadas en el conocimiento y el reconocimiento a la infinita sabiduría que yace en el imaginario y en la conciencia popular, para avanzar en la construcción de una nueva cultura política y otro modelo de sociedad más avanzado en donde el pueblo algún día se constituya en Estado.

          Una vez que se aprueba la nueva ordenanza de constitución de municipio bolivariano y se comienzan a echar las bases de la nueva plataforma sobre lo cual se debe construir el nuevo estado de acuerdo a los principios establecidos en la nueva constitución, se plantea el segundo momento constituyente conocido como la metodología de la planificación participativa que no es otra cosa que la decisión de poner en manos de las organizaciones del poder popular con el acompañamiento y la asesoría de las direcciones de la alcaldía, el 100% de los recursos de inversión que ingresan al municipio por concepto de excedente ó regalías petroleras conocidas como FIDE y LAEE y el resto del situado de todo el Municipio en 1 año para que, absolutamente todos los recursos sean administrados y ejecutados por los Consejos comunales y demás organizaciones del poder popular y no a discreción del Alcalde y su entorno, que nunca tomaba en cuanta las prioridades de las comunidades sino lo que individualmente a ellos les parecía, además de favorecer a empresas privadas y contratistas.

          Con la metodología de la planificación participativa se continúa desmontando el viejo estado con todos sus vicios y corruptelas y además se golpea fuertemente el modelo capitalista para promover nuevas formas de propiedad y otras relaciones de producción que se acerquen mas al modelo socialista, de acuerdo a los principio de la corresponsabilidad y cogestión establecidos en la constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la ordenanza de constitución del municipio Bolivariano G/D Pedro León Torres.

Seguidamente y como consecuencia de la necesidad de promover nuevas formas de organización de la comunidad bajo el signo de la democracia participativa y protagónica que transversalmente atienda el tema de la formación y la contraloría, surge con la aparición de la ley, los Consejos Comunales como expresión genuina del autogobierno en un determinado territorio, el tercer momento constituyente o conformación masiva de mas de 550 Consejos comunales en el Municipio Torres del Estado Lara de Venezuela.

          Se entiende por Consejos Comunales las Células Organizativas del Nuevo Estado comunal expresadas en un determinado territorio en donde tienen presencia activa las demás organizaciones del Poder Popular.

          Este tercer momentos constituyente coincide con la conformación de los Consejo Comunales en todo el país con la promulgación de la ley y en vista que nuestro pueblo viene avanzando en los procesos de transferencias del Poder, Democratización del conocimiento y ejercicio permanente de los principios constitucionales de la corresponsabilidad y cogestión, se nos facilita el proceso de conformación masiva de los  Consejos comunales a lo largo y ancho del Municipio Torres, con mejores experiencias organizativas en la zona rural que en el casco urbano de la ciudad. Es importante  resaltar que los consejos comunales en nuestro municipio han ejecutado más recursos  que los ejecutados por la alcaldía en todo el año.

          Luego de avanzar en el primer, segundo y tercer momento constituyente de acuerdo a lo expuesto en los lineamientos del plan político para el Municipio, desembocamos en el cuarto momento constituyente o también denominado: Nueva Geopolítica del Territorio en el Municipio Torres.

          Es importante mencionar que desde el punto de vista político-administrativo el municipio Torres por su gran extensión, está dividido en 17 parroquias, lo cual se hizo fundamentalmente con criterios burocrático-clientelar y en donde se expresan grandes desequilibrios territoriales y una enorme deuda social que imposibilitan, de acuerdo a este modelo, su solución definitiva. Surge la idea de combatir esta perversa distribución del territorio a partir de las discusiones en el seno de las comunidades y los consejos comunales expresados en el territorio, con mayor nivel de articulación y organización a través de las  comunas como una instancia superadora en donde se articulan 2 ó mas Consejos Comunales tomando en cuenta criterios de afinidad territorial y poblacional, vocación , necesidades y potencialidades para elaborar el plan de desarrollo comunal que permitirá avanzar en una nueva división Político – Territorial que borre las rayas de las divisiones entre una parroquia y otra, para dar paso a una nueva concepción Geopolítica del territorio para ocupar, poner en producción y defender los nuevos Territorios Comunales, que surgirán en el marco de este cuarto momento constituyente para que emerja desde la comunidad una nueva forma de organizar los espacios en nuestro Municipio, que confronte los grandes desequilibrio territoriales que ocasiono la implementación de políticas Neoliberales, creando grandes concentraciones humanas en reducidos espacios, colapsando los servicios públicos, depredando el ambiente propiciando las migraciones internas lo que trajo como consecuencias el abandono del campo, el descenso de la productividad y el surgimiento de grandes urbes, verdaderos santuarios del consumismo que contrastan con las difíciles condiciones de supervivencias de nuestros campesinos.

Ahora el debate sobre la comunalidad debe resolver a mediano y largo plazo las contradicciones generadas por el capitalismo en el seno de las ciudades, que no tiene la capacidad de producir lo que consumen y se plantea una nueva Geopolítica del territorio que en el caso concreto del Municipio Torres se propone transitar de 17 parroquias legalmente reconocidas a un Municipio Comunal con unos 6 Territorios comunales en cuyo territorio se expresen tal y cual como lo direccionó la Asamblea municipal Constituyente los 5 poderes Constituidos; es decir en la nueva conformación del territorio se deben definir los poderes ejecutivos ó Gobiernos de la comuna, el nuevo poder legislativo ó parlamento comunal, el poder moral comunal, el poder judicial a nivel comunal y el poder electoral quien organizara el funcionamiento del resto de los poderes en los nacientes territorios, las conformaciones de nuevas comunas y la unión de comunas pertenecientes a diferentes Municipios ó Estados que nos permitan romper con la vieja división político – territorial y avanzar siempre, con el pueblo como protagonista de este proceso de construcción, hacia un modelo de sociedad, desde abajo hacia arriba, que se aproxime a la utopía real del sueño Bolivariano.

A partir de este debate creador con todas las organizaciones del poder popular en asambleas de ciudadanos y ciudadanas, a lo largo y ancho de la geografía del Municipio Torres, en donde hemos avanzado, por un camino inédito que hasta el presente se perfila como una manera bien particular de construir poder popular en el marco de una transición, en donde lo viejo aún pervive y lo nuevo comienza a germinar, expresado en la praxis en una asamblea Municipal Constituyente que comenzó a echar las bases del nuevo modelo, luego la decisión de crear una metodología propia de planificación participativa al transferir el 100% de los recursos de inversión del municipio para que sea el pueblo conscientemente organizado y no la discrecionalidad de un Alcalde ó algún otro funcionario, quienes priorizan las necesidades y los ejecutan a través de consejos comunales y no de empresas contratista ó cooperativas con excelentes resultados, posteriormente se forman los consejos comunales como nuevas organizaciones primarias del poder popular así como consejos de productores, consejos de trabajadores y otras organizaciones del poder popular surgidas al calor del proceso revolucionario, para implementar las nuevas orientaciones que en función de crear un nuevo modelo societal se apoyan desde la gestión Municipal de Carora, pasando por el impulso al debate sobre la nueva Geometría del poder explicada anteriormente; surge la interrogante de cuál modelo económico implementar en nuestro territorio que resuelva la inecuación Neoliberal.

Precisamente fue convocado en el año 2008 un foro internacional de economía Carora 2008 con investigadores, académicos, intelectuales y dirigentes revolucionarios del continente  para analizar en profundidad y discutir en diferentes mesas de trabajos, la crisis global del gran capital  y la necesidad de construir desde la localidad, un modelo de producción socialista, que tome en cuenta las realidades concretas de la zona, la vocación, las debilidades, las fortalezas , las potencialidades y la planificación sobre los nuevos territorios comunales para avanzar hacia nuevas relaciones de producción, asumir el control de los medios de producción y en definitiva un modelo productivo integral ecológicamente sustentable, que erradique los vicios y la lógica del capital para colocar al hombre y la mujer como centro del proceso de transformación que sacude el viejo edificio de la burocracia neoliberal.   

Los resultados de esta interesante y productiva iniciativa, derivó en importantes proyectos, planes y programas para desarrollar empresas de producción social de pequeña y mediana escala en los nuevos territorios comunales bajo la rectoría del Edo y la participación protagónica de las organizaciones del poder popular, aunado a la activación de todas las misiones sociales y recientemente, aparece un poderoso instrumento de cohesión y articulación en proceso de gestación, como lo es el Partido Socialista Unido de Venezuela( P.S.U.V.) que en la medida en que avance el proceso de formación política ideológica a desarrollar, pudiéramos decir que el proceso revolucionario tiende a su consolidación y a su profundización.

Finalmente queremos introducir una interrogante que pudiese demostrar de manera contundente la efectividad o no de este plan político ejecutado en apenas 4 años en el municipio  G/D Pedro León Torres, tomando en cuenta que los medios de comunicación tanto escritos como radiales de la ciudad están controlados por los sectores de la oligarquía, de la misma manera en que está subordinado el poder religioso, surge la siguiente pregunta: Cómo se comportó electoralmente hablando el municipio torres antes, durante y después de la aplicación del plan político denominado los cuatro momentos constituyentes en la construcción del poder popular? ¿Es posible ganar elecciones transfiriendo poder a la gente?

En ambos casos las respuestas a estas interrogantes se expresan en los resultados electorales que se han obtenido en los últimos 5 años en el municipio, tomando en cuenta los eventos nacionales y locales se observa que no hemos perdido una sola elección popular desde que se inició el proceso de construcción de poder popular, inclusive cuando se realizó el referéndum para aprobar la reforma constitucional que nacional y regionalmente se perdió, aquí en el municipio Torres se ganó, y comparando los procesos electorales del 2004 y 2008 se desprende que en cuatro años se duplicó la votación obtenida y pasamos de ganar en 5 parroquias a  barrer en las 17 parroquias que conforman el municipio. Es decir desde todo punto de vista es necesario y pertinente avanzar en los procesos de transferencia de poder y construir con el pueblo como sujeto histórico, los caminos hacia el socialismo en el siglo XXI.

          Desde nuestra humilde patria chica le exhortamos a seguir en la búsqueda de espacios de debates y encuentros de saberes, para ir a las fuentes históricas y desde la cosmovisión de los pueblos originarios y el acumulado constituyente de calle, seguir juntando nuestros sueños para concretar la segunda emancipación de nuestra América.

  

          Patria, Socialismo ó muerte VENCEREMOS..!

          Dip. Julio Rafael Chávez

                                                                   En Carora, agosto del 2009

 

Leave a comment